Campana y se acabó

José David Sánchez de Medina

Muchos de ustedes recordarán, quizás con cierta nostalgia, aquellas noches en las que “por 25 pesetas”, una pareja de “amigos y residentes en Conil”, iban diciendo los afluentes del Tajo, las capitales de África o los usuarios de Twitter bloqueados por el asesor Barcia (en este caso, por 45.000 euros), para poder llevarse, con el permiso de la querida calabaza Ruperta… “¡¡el coooooocheeee!!”. Un enorme “Chicho” Ibáñez Serrador supo hacer del programa “Un, Dos, Tres” todo un espectáculo televisivo y a un servidor dar saltos de niño en la cama (baja, Eduardo), con sólo escuchar su tema principal, “la alegre calabaza”, compuesto por Adolfo Waitzman.

Cuando a los participantes del concurso se les agotaba el tiempo, las “tacañonas” hacían sonar campanillas, sirenas, trompetas… y al grito de “¡campaaaana y se acabó!”, atajaban las respuestas y la suerte estaba echada. No había más que sumar: “12 preguntas acertadas, a 25 pesetas…

Ver la entrada original 409 palabras más

Anuncios

En lugar de dos, pon tres

José David Sánchez de Medina

Quedará ya para siempre en el recuerdo colectivo como parte de esa gran memoria global en la que sólo saben colarse los genios, la famosa escena del camarote de los hermanos Marx en la película Una noche en la Ópera (MGM, 1935), donde el excéntrico Groucho va dictando al camarero en el pasillo un más que exagerado pedido para la cena, mientras a solicitud de sus compañeros polizones escondidos al otro lado de la puerta, añade tras cada grupo de platos la ya famosa frase: “y dos huevos duros”… que tras cada pertinente toque de bocina de Harpo remata con un genial: “… en lugar de dos, pon tres (uno de ellos, de oca)”.

Viene esto al caso, porque reconozco que metidos ya en plena campaña electoral para las próximas Elecciones Generales del domingo 20 de diciembre, leo, releo, oigo (o escucho, a estas alturas ya no sabría decirles…), veo…

Ver la entrada original 391 palabras más