Los que han estao allí

José David Sánchez de Medina

Los que han estao allí, dicen que las ciudades huelen siempre a menta fresca y a naranja verde, casi amarilla y amarga. Los que han estao allí, dicen que la bruma espesa huele a humedad y a ganas, a muchas ganas siempre de currar, de trabajar. Los que han estao allí, cuentan entre suspiros que la madrugada huele a café caliente, churros, porras, mantequilla con mermelada de fresa y pan siempre recién hecho. Los que han estao allí, dicen que la mañana huele a trabajo digno, renta y  a oportunidad.

Los que han estao allí, dicen que la vida nunca, ¡nunca! ha sido ni será para ellos fácil. Pero los que han estao allí, dicen que hay trabajo digno, ¡honrao! para progresar. Los que han estao allí, dicen que currando duro se puede vivir y se consigue vivir. Los que han estao allí, dicen que no todo es perfecto pero…

Ver la entrada original 493 palabras más

EL kichi y sus maniobras orquestadas en Loreto…

HIRAM CADIZ

drinking-98618_960_720

Un poquito nerviosos tenían que estar los representantes del Gobierno municipal cuando llegaron en bandada al acto público de Loreto, acompañados de  esos asesores que hacen funciones de prensa, de redes sociales, de parejas que cobran de otras instituciones  y entendidos en materia medioambiental.  Si hubieran pasado lista a ninguno le hubieran puesto un negativo, no como en otros actos, porque tal y como dice el alcalde, tenían un compromiso con Loreto.

La cuestión está en si ese informe realizado por técnicos de Aguas de Cádiz que en aquellos tiempos no dijeron ni mu durante el corte son neutros o simplemente se trata de una vendetta hacia quienes fueron sus jefes. Porque ni siquiera les han preguntado a aquellos que dirigían la empresa municipal.

Ver la entrada original 165 palabras más

Bandera sin banderitas

José David Sánchez de Medina

“Enga, Juan, descuelga ya la banderita, picha, y desmontemo to el tinglao éste que sa cabao el sarao hasta el año que viene y me quiero largá pa mi casa”, le dice Paco a su compañero, Juan (¿qué quiere que le diga a estas alturas, querido lector, qué se llama Juan por casualidad?), con el que lleva trabajando casi veinte años. “Ya estarán tos en sus casas, fijo, o tomándose una copita por ahí con los premiaos, las autoridades, sus familias… y nosotros aquí pringaos… como si los viera, Juan”.

Francisco, Paco para su compare casi desde que nacieron, achucha a su amigo, que en cuclillas y callao, va doblando la banderita con calma, intentando recogerla bien para que quede recogía exactamente igual que el año anterior, cuando ya estaba exactamente igual que un año antes y él mismo la desdobló, también paciente, también callao… y así, piensa Juan en…

Ver la entrada original 586 palabras más